Considera la miel como parte esencial del cambio de estación

Para evitar enfermarse con el cambio de clima, hay que crear hábitos que estimulen proactivamente nuestro sistema inmunológico, empezando por una sana alimentación.

La miel siempre ha sido un antídoto por excelencia desde antes que la medicina, tal como la conocemos ahora.
Su uso se describió en las tablillas sumerias de arcilla durante casi 4000 años, mientras que los antiguos egipcios hacían ungüentos de miel para tratar diversas lesiones. Hoy en día, la miel se ha mezclado con la medicina contemporánea, y se ha comprobado que actúa como un poderoso combatiente frente las bacterias, cuyo consumo nos ayuda a mantenernos sanos. ¡Aquí te contamos más sobre los beneficios comprobados de la miel!

Ayuda a curar heridas y quemaduras. La miel puede ayudar a acelerar la curación y prevenir infecciones cutáneas graves. Este fluido dulce contiene una serie de propiedades que inhiben el crecimiento bacteriano. A medida que la glucosa de la miel se descompone en el aire, se forma naturalmente peróxido de hidrógeno: un poderoso agente antiséptico. Después de una cirugía o una lesión en la piel, la miel ayuda a deshacerse de las bacterias que pueden infectar el sitio de la herida, y a desinflamar la herida. Un estudio publicado en la revista Microbiology, incluso sugiere que la miel reduce las tasas de amputación entre los pacientes diabéticos que padecen llagas abiertas e infectadas.


Alivia los síntomas del resfriado y la tos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya recomienda la miel como un remedio natural para la tos en niños mayores de un año. Por su parte, un estudio (2017) del Penn State College of Medicine sugirió que la miel reducía la tos nocturna y mejoraba la calidad del sueño de las personas con infección de las vías respiratorias, mostrando mejores resultados que el medicamento para la tos: dextrometorfano y el antihistamínico, difenhidramina (Benadryl).

Es una saludable alternativa frente al azúcar. Elegir la miel en lugar del azúcar refinada y procesada para endulzar el sabor de nuestros alimentos y bebidas puede generar beneficios para la salud a largo plazo. Ahora se sabe que la miel tiene efectos antioxidantes, antimicrobianos y calmantes. Sin embargo, dado que la miel sigue siendo un edulcorante, es importante tener en cuenta la cantidad de miel que se utiliza.

Contribuye a mantener saludable el corazón Como rica fuente de antioxidantes, la miel puede ayudar a reducir la presión arterial e incluso a controlar los niveles de colesterol en el cuerpo, que a su vez, benefician directamente al corazón ❤.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados