Cómo preparar una tabla de quesos para el 14 de febrero

Quedan muy pocos días para celebrar San Valentín y si algo no puede faltar en una cena romántica, en una reunión con amigos o como un detalle único y delicioso, es una tabla de quesos. No te llevará más de 15 minutos prepararla y es muy fácil de hacer. Sigue leyendo para enterarte de lo que necesitas para armar tu tabla y que te quede perfecta.

Hacer una tabla de quesos consiste en organizar y crear un balance entre los diferentes alimentos. Si bien no hay un número indicado de quesos que debemos incluir, se recomienda elegir entre 3 y 5 tipos de quesos. En realidad las opciones son casi infinitas, puedes incluir quesos que ya hayas probado y sean de tu agrado y también puedes intentar probar nuevos hasta encontrar los que mejor se adapten a tu paladar. Una vez dicho esto, pasemos al: 

Qué no puede faltar en tu tabla

Quesos: juega con las texturas, las intensidades, los aromas, la curación o los diferentes tipos de leche (vaca, cabra, oveja, o mezcla). Puedes utilizar queso gouda, queso grana padano, queso tipo gruyere, queso azul, queso ahumado, camembert, manchego, queso brie para untar, queso de cabra, parmesano, Gorgonzola, Burrata… Acomódalos por tonalidades: los quesos más frescos serán siempre los más blancos, los madurados irán subiendo de tonalidades amarillas de acorde a su intensidad. Este truco te servirá también a la hora de probarlos: comienza con los más claros para que el sabor sea más sutil, porque si lo haces a la inversa será más difícil saborear los demás.

Embutidos: Siempre es una buena idea combinar el queso con embutidos y carnes frías como el prosciutto, jamón ibérico, pepperoni, salami,  jamón de pavo…

Frutos secos, frutos dulces y mermeladas: La fruta y el queso son el tipo de maridaje ideal. La dulzura de la fruta es un buen equilibrio y combina perfecto con un queso rico y cremoso. Puedes agregar, arándanos, higos, dátiles, uvas, fresas, orejones, nueces, pistaches, almendras y si quisieras darle un toque extra, puedes agregar mermelada de frutos rojos, de tomate, pesto…

Pan: La mezcla del pan y el queso es exquisita, puedes incluir diferentes tipos de panes como el pan rústico, integral, con especias, con frutos secos, a la leña y baguette. 

Miel: Una de las mejores combinaciones que podemos hacer, es la miel de abeja con el queso. Lo dulce de la miel y el punto salado del queso son un contraste maravilloso que le da un toque realmente irresistible a nuestra tabla de quesos. Elige entre nuestra Miel selecta multiflora o bien, para brindar más textura elige entre nuestra miel mantequilla con dátiles o arándanos. 

Elaboración

  1. Lo más fácil es colocar primero los quesos sobre la tabla de madera. Cortarlos de diferentes formas para que cada queso pueda distinguirse. 
  2. Rellena los espacios con las frascos o recipientes que llevarán los alimentos pequeños o con líquido, como pueden ser las mermeladas o la MIEL.
  3. El tercer paso es agregar los embutidos o carnes frías ya que estas no suelen ocupar tanto espacio. 
  4. Finalmente, esparce por toda la tabla los frutos secos y la fruta para darle un equilibrio de color. 

¡Listo! Así es como tu tabla de quesos está lista para compartir con tu novio, novia, amigos, familia o como un regalo muy especial. ¡Esperamos que esta idea te inspire en tus próximos eventos! 


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados